lunes, 25 de mayo de 2009

No debes decir que me comprendes.

El dolor de esperar se merece al menos el placer de recibir. Todo sucede tarde o temprano.
Si no nos pusiésemos entre el tiempo, si no fuésemos tan impacientes el tiempo no nos haría tanto daño.
Cualquier niño en la playa aprende que las olas se vencen mejor agachando la cabeza, dejando que la espuma nos supere. Así el tiempo nos irrita más de lo que debería.

Si alguien considera que es posible arreglar algo en su vida, no tendrá más remedio que viajar al pasado, el futuro no admite remiendos. Lo que H.G. Wells nos cuenta es que el futuro ya ha sucedido y que mereció la pena.

Adivinar es comprender el futuro al revés.
+Ray Loriga.



Photo: Heureux. Mayo 2009.

+No debes decir que me comprendes, le dijo Kafka a Max Brod.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Espera, que me pillas a medio freír unos san jacobos y si te comento en plan profundo se me queman.

Ya luego si eso...

Mordisquitos dijo...

Me encantó la reflexión. Si no te importa, te enlazo.

Raquel dijo...

Me alegro de que te guste, Mordisquitos :) (pero no es mía eh?ya lo pone ahí claro)