jueves, 11 de febrero de 2010

Aún nos queda lomo para rato.

Estas navidades un mago me dijo que tenía unas manos perfectas para hacer magia. Mi madre me decía que si quería tocar el piano. Conmigo no funcionó, qué tonta fui. El pianista ahora es mi hermano guapo. Yo siempre he creído que mis manos son enormes y desproporcionadas.
-Mamá yo lo que quiero hacer es otra cosa.
Hoy me he acordado de las navidades en las que pedí un disco de Enio Morricone, estaba en sexto de primaria. Lo había escuchado en el coche de mi primo de Miranda. Hice una lista enorme y puse el disco en tercer puesto creo. Qué tonta fui.
Photobucket

TEXET TX-500

Lentes bonitas con bonitas historias.
Aún me queda mucho por contar.

6 comentarios:

art-isima dijo...

Yo quiero una lomo!!!!!!!!!

R. dijo...

Pues esta no es chinita!es de hace la tira de años :D y es preciosa :D
casualidades de la vida que la he encontrado.

carlosgonzalezfuertes dijo...

¿Miranda de Ebro?

R. dijo...

Sí.

Totò Lazzzarini dijo...

Oye, que buen gusto tenías a esa edad!!! Enio Morricone rules! Yo a esa edad a penas escuchaba a The Beatles y a The Doors. Era un niño normal.
Me gustan las manos con dedos laaargos (no me gustan mis manos, sniff). Cuando tenía doce mamá me compró un teclado y tampoco le hice caso. Ahora me gustaría que me hubiera obligado a tomar clases pero ya es imposible.

Escritora sin Rumbo dijo...

Tus manos no son feas.
Y bueno no tocas el piano, pero sin manos no podrías escribir.

Me encanta la foto y el efecto!!
Tarde pero al fin me hice tu seguidora!
:)

Bsitos!!!