jueves, 20 de mayo de 2010

Mad world.

La habitación ha ido perdiendo poco a poco la magia de los primeros meses.
A decir verdad ha sido algo progresivo a mi ausencia mental en ella misma.

Últimamente me alejo mucho en mis viajes mentales, sobre todo por la noche, y esto ocasiona un orden misterioso en mi habitación que se resumiría en: a mayor actividad mental cero kippel.
Limpieza y orden, se ve claridad a través de las motitas de polvo que flotan en el escaso sol que se digna a entrar por aquí.
Me gustan más las habitaciones desordenadas, creo que impulsan mi de por sí (ya) escasa y resacosa creatividad.

(Bebo zumo de limón aclarado en agua, trago, noto su acidez en mi estómago, tomo aire y...)

4 comentarios:

NubOsidad VaRiable dijo...

Toda una suma verdad la de las habitaciones desordenadas!!
Yo añoro la que tuve en mi época estudiantil(aunque ahora tb me lo curro para que siga pareciéndose)Un saludicoooo y arriba el ánimo

NubOsidad VaRiable dijo...

Toda una suma verdad la de las habitaciones desordenadas!!
Yo añoro la de miépoca estudiantil, aunque ahora tb me lo curro para la que tengo se le parezca.
un saludicooo

Miguel Ángel Maya dijo...

...A mí también me gustan más, mucho más, las habitaciones desordenadas...
...Lo habitado, en general, lo vivido, me gusta...
...Qué te voy a decir: por cierto, soñé contigo anoche jajajaja, te escribo y te cuento ;-)...
...Beso, niña...

Vanessa Villalba Miguel dijo...

Ey, último noviembre...te sigo :P

Miss u!