domingo, 9 de enero de 2011

Calle Buenos Aires.

Foto: making off.

Soñar con los dientes de uno tiene muchos significados.
Hablar de sueños es aburrido a veces, pero yo sueño mucho con mi dientes.
Se caen, están sucios, son feos, tienen caries, tengo dientes dobles, se tambalean, casi siempre les ocurren cosas malas.
Juro que me los lavo todos los días.
Soñar con dientes es como soñar que encuentras dinero
o que te caes por un hueco
o que quieres correr y no puedes
o gritar.
Soñar con dientes es el típico sueño repetitivo y simbólico.
Hoy por fin he soñado algo bueno de ellos.
Ayer acabamos el corto, hoy he dormido como un bebé y me lavaba los dientes.
Me los lavaba a fondo, me detenía unos minutos en las muelas del juicio. Las malditas muelas del juicio. Aun así las traté con delicadeza en el cepillado. Malditas.
De mi boca salían litros y litros de espuma, me enjuagaba con agua fresca en un aseo dos plantas más arriba de una librería muy chill out y notaba el frescor. El frescor del fengshui.
Contar los sueños de uno a veces es muy aburrido.
Hoy por fin me pongo a estudiar. Uno no desaparece por que sí. Hemos acabado el corto. Tengo mis autodeberes propios hechos. Hoy por fin me pongo a estudiar.

4 comentarios:

La Jani dijo...

A mi me gusta hablar de sueños, y escuchar sueños e inventarme distintas interpretaciones de sueños. Mamá diría que vas a vivir muchos años y no seré yo quien diga lo contrario
:)

Totò dijo...

Yo todavía no cumplo mis autodeberes. Pero prometo comenzar a estudiar la próxima semana. Me ha encantado la entrada.

R. dijo...

yo que siempre pensé que moriría joven...jeje...
creo que es porque mi futuro es más que impredecible.

R. dijo...

Salva, tus autodeberes están más que cumplidos con esos poemarios.
Sabes que soy tu gran fan.

R.