domingo, 16 de noviembre de 2008

Los 90.


Subí al altillo, aquel rectángulo animado que visitaba todos los fines de semana de invierno en busca de sorpresas.

Y allí estaba todo, parecía que el tiempo no había pasado por esos objetos. Ni tan siquiera el polvo les hacía menos atractivos, todo lo contrario. Una araña se paseaba por mi viejo tablero de parchís. La muñeca de mi noveno cumpleaños yacía sobre unas revistas científicas del año 93. Me pedía a gritos que la cogiese. Era de las que se meaban encima si les dabas de beber. Un mecanismo demasiado sencillo, pero último modelo de la época...nada que envidiar a las DOLLZ de ahora, repintadas y con tetas operadas.


Bajo las cajas una cinta de Nek; en el ambiente su Laura no está. Una foto de Laura Pausini se asoma entre unos pantalones vaqueros de tiro alto. El chándal de colores chillones me grita desde el armario de la esquina. Morado y rosa fosforito, adornado con flores malva. Alucinante, sólo me falta enganchar los tacones de mi tía y totalmente Madonna en sus mejores años.


Es lo que tienen (o tuvieron) los 90. Mi infancia con Willie Deville y su demasiado corasón, las cien pesetas de los domingos gastadas en un huevo Kinder y en cebolletas plagadas de "vinagre", la inercia de ir a misa porque no había otra cosa los domingos en el pueblo, los juegos nocturnos y las mañanas con Punky Bruster. Adorados 90. Parezco el abuelo cebolleta...
Está claro que el tiempo no pasa en balde.

3 comentarios:

Lapau dijo...

Hola Raquel!! Tu post me ha traido muy buenos recuerdos... muy dulces!! yo tambien compraba con las 100 ptas el huevo kinder de los domingos! en fin que recuerdos!!

Un saludo!
http://daktual.blogspot.com/

Duende Crítico dijo...

100 pesetas daban, en varano, para un helado "patapalo" de coca cola, un par de bolsas de 5 duros y 5 gominolas... MI chándal del fútbol era también de color chilló (en este caso verde) y en vez de encontrar a Nek veo entre mis cintas un variado con Piperrak y otros...

Saludos ;)

J.Cuervo dijo...

¡Qué mayor me he hecho de repente! Mi primera paga era de 5 pesetas y con ella iba al cine en los Maristas y me llegaba para chuches...

Qué bajonazoooooo!!!!

Carpe diem

J. Cuervo de lasblogenpunto