domingo, 13 de marzo de 2011


Empecé hace tiempo algo. Algo que era una (bonita) desastrosa historia de una chica. La chica se llamaba Mona que venía de Monserrat.
Agh.
Mona se llamaba en sus momentos guays. Monserrat en su desolada infancia.
Mona molaba, y ahora tengo miedo de abrir ese documento Word.
Ella saldrá y me morderá por haberla dejado tanto tiempo sola.
Tengo miedo de desvariar.

4 comentarios:

Ra dijo...

Dan ganas de copiarte, muñeca :P

NubOsidad VaRiable dijo...

DESVARIA niña,
eso nunca esta de más!!
Me ha impactado la imagen, me hubiera venido hasta bien para el blog ja

Escritora Sin Rumbo dijo...

Mona te mirará con ojos de: mi nueva amiga "soledad" ha resultado un poco timida y callada...y después de reprocharte con su actitud un abandono que causa la no existencia en ella,te suplicará oir tu voz,que es volver a su vida.

Alumbra por sefunda vez a Monserrat y continua ese word y luego plasmalo aqui,para que conozcamos a Mona.

Tu seguidora,admiradora y amiga:

E.S.R

Pd: me encanta la foto (supongo que tomada desde un avión)

Ruby Woo dijo...

Si no vas a abrir más el documento, podrías borrarlo. Pero tener a Mona esperando pendiente de un click me parece una crueldad.