jueves, 6 de noviembre de 2008

Pongámonos filosóficos

Una frase literal de mi profesor de filosofía que viene a cuento con lo de ayer y que, a mi entender, es muy pero que muy cierta:

"El exceso de bienestar produce embotamiento"

Chavales (y los que no lo sóis tanto), estáis amuermaos. Como vacas gordas pastando y regurgitando.

5 comentarios:

J.Cuervo dijo...

Jajajaja. Lo suscribo totalmente.

Besos

J. Cuervo de lasblogenpunto

lobo dijo...

Buffff, sí y la busqueda de la felicidad genera estupidez y es contagiosa...
besos de lobo

Oski dijo...

Quizás tenga razón. Cuando lo puedes tener todo sin mover un dedo, la comodidad se hace con el alma y hasta los sueños dejan de existir.

Un saludo.

Duende Crítico dijo...

Alienación pura y dura...jejej-

Amputaciones dijo...

Y yo que sospecho, no sé por qué, que el profesor Bermejo padece la enfermedad que denuncia.

El enunciado tiene algo de paradoja de Epiménides, ¿no?