martes, 27 de octubre de 2009

"Salpicada de espuma, de salitre,
Desnuda, por los campos,
Va gritando.

¡La vida, sí, la vida misma!

Gabriel Celaya.

A veces pienso en cómo sería mi vida habiendo tomado otras decisiones, pero sólo a veces.
Si te digo la verdad, no sé muy bien cómo consolar a la gente, sé mejor consolarme a mí misma, aunque piense en mis posibles fallos y me den pinchazos al corazón.
No sé cómo dar consejos.
Sé que cada día estoy más enlasideasfijas, enlasideasfijas,enlasideasfijas que diría S.

2 comentarios:

Totò Lazzzarini dijo...

Acierto y error, como todo lo demás en la vida, me parece :) Ya sabes, para algunas personas funciona decir ciertas cosas y para otras tocar alguna tecla o afinar la guitarra en D
Me parece fantástico que te sepas consolar. Eso es maravilloso.

Beso!

Hollie A. Deschanel dijo...

Te pasa lo mismo que a mí, tampoco sé consolar a los demás o darles ánimos cuando estás jodidos. Pero luego sé animarme a mí misma. Supongo que no podemos ser toda la población igual.

¿Algo con la cámara? :)

Muaks!