miércoles, 12 de agosto de 2009

La joconde.

Hoy una espontánea calificada como neurótica por la prensa le ha tirado una taza de té en toda la cara a la Gioconda. ¡Qué (in)sensible, por dios! ¡Qué atrevimiento!
La mujer seguro que estaría harta de estudiar el cuadro y su sonrisa y ha soltado su furia contra él sólo por derrochar un poco de adrenalina, porque el cristal antibalas que protege a la mítica sonrisa de la Mona Lisa está intacto después del G.G (Gran Golpe).
En realidad era Boris Vian encarnado en la susodicha, que aún después de muerto sigue hasta las narices de que en París la cara de la obra de Leonardo se vea en tantas postales que no la supere ni el logotipo del Che Guevara.
Para más información buscad el corto de Boris: La joconde.

http://www.youtube.com/watch?v=AmTYrMOH6-0

5 comentarios:

Jacinto el destripablogs dijo...

Hace una noche cálida y he salido cuchillo en mano con ganas de destripar. Pero no tema, lo enfundo y me quito el sombrero ante una señorita con tan buen gusto como usted.

Continúe, por favor.

Tryno dijo...

Qué desperdicio de té.

Raquel dijo...

Hola Jacinto, tu comentario pues...me honra.
Un placer el recibirte.
R.

Raquel dijo...

Para desperdicio el que no tomamos, Tryno. Ya basta de cerveza y café, pasemos a lo sano jaja.

Mordisquitos dijo...

A la Gioconda no, pero a la Marilyn de Warhol si le arrojaba una taza de té. Así podría contemplarla en color sepia.